sábado, 7 de marzo de 2020

Muchos andaluces saben por qué estamos tan atrasados.

Los Pajaritos. A. Pizarro
Las dos cosas más importantes que igualan a los hombres son la educación y la economía. De ahí se deriva todo lo demás. Mirando los índices de estas dos cosas en comparación con otras regiones de España vemos cual es nuestra situación: atrasadillos. No debemos olvidar que somos la primera región en habitantes y la segunda en extensión y que hemos sido bastante agraciados por la naturaleza. Eliminar la pobreza, el paro y una educación de calidad deben ser nuestros objetivos.

Una vista aérea general del Puerto de Algeciras. E.S.
Tenemos el puerto estratégico más importante del mediterráneo: Algeciras. Pero nos empeñamos en promocionar a Tánger incluso jugando allí la Supercopa de España. En el campo de Gibraltar podíamos tener el Shenzshen chino pero vamos al Peñon a ayudarles a que se hagan millonarios en su paraíso fiscal. No hemos sido capaces de completar la unión ferroviaria del mediterráneo; no tenemos conexión con Murcia. Y nuestro ferrocarril regional se rompe en Fuengirola en vez de haber unido por lo menos toda la costa hasta Cádiz y Huelva. La conexión entre las capitales y el exterior sigue siendo una odisea. Se tendría que haber hecho más hincapié en abrir la tercera vía a Europa por autovía (son muy pocos Kms. Los que faltan) para no depender de los caprichos de catalanes y vascos.


Los productos andaluces no se promocionan lo suficiente, pese a los miles de
millones gastados en tecnologías en todas las administraciones. Los andaluces tendríamos que tener unas referencias útiles y válidas para saber qué y de quién consumimos. Iríamos mejor y seguro que montaríamos industrias de cosas que importamos de otras regiones o del exterior si hubiera más información.

En el tema de turismo y hablando de Sevilla que es dónde vivo, hace ya muchos años que tendría que tener una línea de cercanías desde el aeropuerto. Tampoco es tan difícil sacar un ramal aprovechando el circular de cercanías. La S-40 es una aberración como la están gestionando, pagando un dineral por una tuneladora que al final no saben si la van a utilizar y que se hizo a medida con un coste de más de 30 millones. Lleva casi 8 años esperando, con un coste de mantenimiento de más de 1 millón anual. Mientras se deciden pasa el tiempo. ¡Viva La Pepa!

La Cartuja. MC
Lo del metro es deprimente. Miren en cuanto tiempo hicieron el metro de Bilbao. En Sevilla el tiempo no corre. Así nos venden los políticos lo mismo legislatura tras legislatura. En el terreno cultural Sevilla está infrautilizada en muchos aspectos, vean el Monasterio de La Cartuja. Si queremos vivir un poco más del turismo hay que ponerse las pilas y también mejorar nuestros pueblos y las comunicaciones, y “vender nuestros productos culturales y comerciales mejor”. Málaga está siendo un referente importante en España siendo la cuarta capital de España culturalmente. Y tenemos importantes monumentos en Andalucía a nivel mundial.

La dejadez de los políticos se puede evidenciar en el Hospital Militar en poder del gobierno andaluz desde 2002. Los chinos hacen desde cero un hospital de 1.000 camas en 10 días. Con la lata que dio Chaves no han sido capaz de acondicionar un hospital que ya existía en 2 décadas.

Los políticos no son capaces de hacer un Consorcio de Transportes al nivel de otras ciudades donde esté todo el transporte integrado en el mismo billete. Y eso no ayuda a la movilidad provincial y turística como debiera.

Con más de 8 millones de Andaluces se podrían fabricar aquí infinidad de productos que consumimos y no fabricamos. Cuando vaya a un Centro Comercial o a un Supermercado mire la cantidad de productos que no son de aquí y que se podrían hacer sin ningún problema. Tenemos la TV, los medios de comunicación, y las redes para promocionarlos: igual que hacen los demás. En todos los pueblos de Andalucía se fabrican cosas interesantes y la mayoría las desconocemos. El gobierno tiene que poner las herramientas para darlas a conocer y las compremos. Sólo así nos levantaremos.

Si los andaluces no nos ponemos las pilas lo pasaremos muy mal los próximos años.
El amiguismo y el enchufismo tiene que acabar y dar paso a la excelencia a la hora de cubrir los puestos que lleven a Andalucía y nuestros pueblos a un mejor futuro.