sábado, 11 de abril de 2020

Utrera: La solidaridad no es eso.


Utrera: La solidaridad no es eso.


La solidaridad no es decir que se apunte el que quiera ayudar. La solidaridad no es llevar a casa de alguien una bolsa de comida. Tampoco lo es dar un kilo de arroz a la puerta de un supermercado. La solidaridad no es que el Alcalde o los Servicios Sociales le pague la luz a alguien, o le de algo para ayudarle a pagar el alquiler. La solidaridad no son largas e interminables colas a las puertas de los Servicios Sociales, ni perderse en laberintos burocráticos para que al final te digan que te han denegado la ayuda. La solidaridad no es tirar el dinero a espuertas en personas que no lo necesitan.

No, eso no es Solidaridad.

En este país no hay escasez de alimentos. Si algo sobra son supermercados, tiendas, grandes almacenes, repletos de artículos que con precisión matemática se van reponiendo.

Por tanto los ciudadanos no necesitan que le lleven una bolsa de alimentos a su casa, salvo pocas excepciones. Los ciudadanos no necesitan ponerse la ropa que otros desechen. Los ciudadanos no tiene que pasar la vergüenza de verse en una cola estigmatizados porque tienen necesidades. Los ciudadanos no tienen que estar marcados porque les lleven la comida del niño a su domicilio.

No.

Los ciudadanos que lo necesitan tienen derecho a una ayuda en efectivo mensual mientras dure su necesidad. Derecho a ir a hacer su compra como cualquiera. Derecho a que sus hijos coman en sus casas con los que ellos han comprado. Derecho a comprar su ropa como los demás. Derecho a pagar su alquiler o a su vivienda. Derecho a que nadie les señale porque están pasándolo mal. Derecho a vivir normal.

Y todo sin colas interminables. Sin papeleo farragoso. Sin esperas agónicas.

Las instituciones tienen todos sus datos. Las instituciones pueden hacer comprobaciones. Lo que no puede hacer las instituciones es darles largas como está haciendo en una situación en que además están obligados a mantenerse en sus viviendas.

¿Hace falta que se diga la ridiculez que todos los gobiernos, municipales, provinciales, económicos, nacional, dedican a acabar con esta situación?

Una ayuda integral única y rapidez; planes de empleo duraderos y estables; y sobre todo enfrentar estos problemas como si fuesen los de uno es lo que se necesita.

Los políticos de todas las administraciones tardaron solo minutos en aprobar sus sueldos, dietas, y locomoción. Y fueron bastante generosos con ellos mismos.


El estado tiene que ser solidario y canalizar las ayudas a la población de una manera efectiva porque el estado somos todos. Aquí hasta los niños pagan el IVA de las chuches.

Miguel Cabrera.